La actividad ganadera se desarrolla en los campos San Esteban y Buena Agua, destinados a la producción de toros y vaquillonas de la Cabaña San Esteban, y la producción de novillos y vaquillonas para consumo en el mercado de la Región Chaqueña. 

La cría, recría de hembras y la cabaña se realizan en Buena Agua, campo puramente ganadero habilitado con el sistema de desbajerados selectivos e implantación de pasturas de gatton panic. La recría a campo de los toros y el engorde a corral de los novillos se llevan a cabo en San Esteban, donde la actividad se complementa con la suplementación, integrando el silaje de maíz y grano producido en el área agrícola, con pastoreo de las pasturas subtropicales gatton panic y brachiaria toledo.

Los rodeos comerciales de Anta del Dorado se caracterizan por su aptitud carnicera, y los novillos y vaquillonas se venden en las provincias del NOA.

Cabaña San Esteban

Brangus Colorado adaptado a la Región Chaqueña .

El Brangus San Esteban es un rodeo que se caracteriza por su rusticidad y fertilidad, cualidades clave en la cabaña al momento de seleccionar animales. 

Adaptados al monte semiárido del Norte Argentino y criados en zona de garrapata, el rodeo de la cabaña se distingue por su precocidad sexual y aptitud carnicera. El servicio de las vaquillonas se realiza a los 15 meses. 

La cabaña vende sus toros en las regiones NOA y NEA de Argentina y Bolivia. San Esteban insemina con diferentes líneas de sangre. En los últimos años se usaron los siguientes toros padres: Federado, Diplomático, Galán, Malambo. Otros toros son Don Aurelio, Cerro, Dakota, Capitán, Don Ciriaco, Atlas y Don Luis.  

Historia

La Cabaña tiene sus orígenes en el año 1982 con toros brangus colorados de Lizaso, asesorados por los Drs. Carlos Sackmann y Daniel López. Siguiendo sus concejos, se empezó a inseminar el rodeo con toros angus colorados, red brahman y brangus colorado, y el repaso con toros brangus colorados de las cabañas de Martín y Abdón Lizaso. A través de un intenso trabajo de selección, bajo el asesoramiento de Gonzalo Poodts, se fue logrando un rodeo uniforme de brangus colorado adaptado a la zona. En 2009, Fernando Lamarca se incorpora al equipo, también como asesor genético de la Cabaña.